Ahora todos se auto-denominan emprendedores

Parece que llamarse emprendedor está de moda y como todas las modas, todo el mundo se sube al carro y al final cuando el verdadero emprendedor diga, que lo es nadie le creerá porque todo el mundo se ha dedicado a vender humo.
¿Qué significa ser emprendedor?
Y tampoco es justo que todo el mundo venda humo y se auto denomine emprendedor cuando en realidad es un auto-empleado. Un autónomo busca un empleo y trabaja para otros, pero no tiene un negocio. Tienes un negocio cuando te puedes ir de la empresa y ésta sigue funcionando porque hay otros que se ocupan de ella, “tienes una empresa porque eres un empresario”. Eso quiere decir Un abogado, un médico no son empresarios aunque tengan empleados, si dejan de trabajar dejan de ganar dinero. Venden su tiempo.
¿Por qué hay tantos emprendedores?
Porque ahora es muy fácil montar una web y confundir que eres experto con emprendedor.
Además, decir que eres experto en Marketing Online. Pero la realidad es que acaba de empezar, no tiene formación en el tema ni experiencia.

LA MODA DE EMPRENDER ESTA CAUSANDO MUCHO MAL
Supongo que con este post voy a levantar ampollas pero hay que ser íntegro y hay que decir lo que se piensa. Y creo que haciendo esto hago un gran favor a mucha gente. No todos pueden emprender y, sobre todo, muchos se creen emprendedores cuando en realidad son auto-empleados.
No es justo que se empuje a la gente a emprender diciéndoles que vivan sus sueños cuando no tienen los recursos suficientes para emprender. Una cosa es fallar porque el entorno te ha cambiado y otra fracasar estrepitosamente con una idea estúpida y sin saber del negocio. No digo que no se emprenda, y más ahora que encontrar un empleo es difícil, sino que antes de emprender hay que tener mucha formación en el área, recursos económicos suficientes para aguantar al principio, algunos clientes para empezar, y estar muy preparado mentalmente para lo que te espera.
¿Qué TIENES QUE SABER HACER PARA EMPRENDER?
Saber del negocio: tener experiencia previa (para saber qué es lo que el cliente quiere y a partir de ahí mejorar para diferenciarte)
Tener contactos/clientes: un negocio no se puede empezar sin ningún cliente. Se empiezan porque conoces unos pocos y sabes que con ellos aguantarás los primeros meses.